Los hermanos Anrabel vs La calamidad de las arenas

Ir abajo

Los hermanos Anrabel vs La calamidad de las arenas

Mensaje  Kuronias Vesupéruta el Lun Ene 11, 2010 12:58 am

El calor del desierto era abrasante, la arena se calentaba como si de un horno se tratase, parecía mentira que su objetivo estuviera ahí, tal vez debajo, esperando, eso le provoco un escalofrío a Seraph.

Avanzaban cubiertos por gruesas telas que protegían del sol, los tres a camello, en fila india. Sus hermanos eran separados por ella.

<<Triste, ambos tienen el mismo "don" y ambos se llevan fatal>> aunque los Ojos de la Muerte no se podían considerar un don, sino una pesadilla, Krystal nació con ellos, por lo que está hecho a su visión, sin embargo, su otro hermano, Caldar, nació con ojos como los suyos, y un mal día, consiguió ese macabro legado, ahora su hermano siempre se mueve con los ojos vendados por una gasa negra, a fin de no poder ver el mundo de esa manera, solo le habia visto pelear dos veces, y en ninguna se quitó la venda, pero había visto peleara Krystal en sus misiones conjuntas, y sabía la ventaja combatiba que representaban.

<<Aun así no cambiaría mis ojos por los suyos>>

Su objetivo era el de un simple templo, un templo donde se supone se encontraba un cuerno capaz de despertar a un monstruo conocido por aquellos lares como Ghurma-Gharus, la calamidad de las arenas, se rumorea, que La Máquina había planeado robarlo, despertar al monstruo y capturarlo para usarlo de arma biologica contra los humanos.
A Krystal no le provocaba especial interés el proteger a una panda de simios, pero sabía, que si no detenían a La Máquina podía ser su mundo el que fuera verdaderamente destruido.

Pasaron las horas y finalmente llegaron al templo.

Calentado durante milenios por las ardientes flamas del sol se alzaba resplandeciente y anaranjado, el templo de Ghurma-Gharus. La entrada era introducida por una avenida circundada por obeliscos que se clavaban muchísimos metros en la arena. El pórtico prácticamente no existía, había sido derribado, y no precisamente hace mucho.

De repente, del interior, sonó un bramido, era el cuerno. De forma casi instintiva Seraph y Krystal desenvainaron sus armas y gritaron:
-¡Libra!
-¡Libra!

Las hojas se alargaron varios metros hasta llegar al interior, el sonido fue el del metal siendo atravesado, y al recoger las espadas trajeron consigo un perro de La Máquina, pero ya era demasiado tarde, un terremoto sacudió la zona.

Se acercaba.

Kuronias Vesupéruta

Mensajes : 1938
Fecha de inscripción : 23/12/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.